miércoles, 26 de junio de 2019


A GOLPE DE MARTILLO

            por Manuel Mariño R.

La caída del muro de Berlín, no solamente permitió la reunificación de Alemania sino que, de paso, trajo solución a numerosos problemas de variada índole, incluso uno muy delicado de carácter filatélico.  
 

Hasta la Segunda Guerra Mundial, el museo postal alemán se preciaba, con justa razón, de tener una de las colecciones filatélicas más valiosas del mundo. Sin embargo, con el término del conflicto y la derrota de Alemania, muchas cosas cambiaron y así también el destino de algunas de las posesiones más valiosas del Postmuseum de Berlín.

Días antes de la ocupación de Berlín por las tropas aliadas, las piezas postales de mayor valor fueron llevadas a una bóveda para su mejor resguardo. Entre el material seleccionado había una vitrina en forma de marco que contenía las dos primeras estampillas de la isla Mauricio, además de la famosa primera serie de sellos de Hawai, conocida como la serie Misiones y otras tantas rarezas filatélicas, cuyo valor total no es posible conocer porque nunca han sido puestas a la venta, pero que en una estimación global se cuantificaría en millones de dólares.

Acallado el tronar de los cañones y cuando las circunstancias lo permitieron, se pudo constatar que parte del material filatélico, tan celosamente guardado, había desaparecido, incluyendo el marco con el conjunto de sellos antes descrito.

Más de 20 años después, investigaciones realizadas en los Estados Unidos, permitieron ubicar el marco en manos de un exoficial del ejército norteamericano, quien explicó que en el año 1945 un matrimonio de ancianos alemanes se lo había regalado, en agradecimiento por haberles ayudado a escapar ante el avance de las tropas soviéticas. Las autoridades no quedaron satisfechas con las explicaciones recibidas y procedieron a confiscar el valioso marco, dejándolo bajo la custodia del Servicio de Aduanas.

Al tomar conocimiento de la existencia de este material filatélico, tanto la Alemania Federal como la Alemania Oriental reclamaron su mejor derecho de propiedad sobre el mismo, creando un problema de tales proporciones que obligó a la intervención del Departamento de Estado de los Estados Unidos, sin que por años se lograra dilucidar el problema.

No fue sino hasta el año de 1989, cuando los vibrantes golpes del martillo sobre el duro muro de Berlín trajeron la respuesta y el marco, con su valioso contenido, pudo ser restituido a una Alemania unificada.

-------------------------------------

Tomado del libro HISTORIAS con HISTORIA – Crónicas Entretenidas
Autor: Manuel Mariño Reimann

miércoles, 19 de junio de 2019

En Los Angeles


Club La Unión De Los Angeles
Abren a la comunidad muestra de estampillas históricas

El Club la Unión de Los Angeles en su aniversario 130 expuso ante la comunidad una muestra de filatelia traída  desde Santiago por el vicepresidente de la Sociedad Filatélica de Chile, Martín Urrutia. El coleccionista señaló que en la muestra hay piezas del año 1870 hasta el año 2000. Se presentaron tres marcos con sellos con matasellos de localidades de la zona e historia del ferrocarril transandino haciendo recuerdos del transoceánico Talcahuano y Bahía Blanca.

 La muestra de sellos y Martín Urrutia explicando a estudiantes que la visitaron

(Diario La Tribuna)